Se refiere a aquellos textiles que conservan su forma y proporcionan facilidad al planchado. Este efecto de acabado minimiza el arrugado de la prenda.